Translate

lunes, junio 27, 2011

Crítica de "Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia!" - Dir: Todd Phillips / Prot: Bradley Cooper, Zach Galifianakis

Tengo que decir que la primera no me maravilló lo que a todo el mundo, pero esta secuela, aun sin innovar, es una buena comedia que te haga reír, algo que se echa en falta en el cine últimamente, comedias que hagan gracia.


La película sigue la estructura de la primera parte paso por paso, aunque nos da un poco de previa, que se agradece. Os preguntareis, ¿Cómo es posible que siendo casi la misma peli esta mole más? Pues la respuesta es sencilla, porque es más bestia. Todo lo comedida que era en el fondo la primera parte, esta es más explícita y muchísimo más pasada de vueltas.


Cabe destacar el personaje de Alan, interpretado por Galifianakis, que se sale. Ya gustó mucho en su predecesora y en esta han explotado eso, bueno, eso y a Chong, una joya de personaje.


 En fin, digna sucesora y por fin una comedia que hace que te partas, de verdad.

Lo mejor: La escena en el club de striptease.

Lo peor: Final predecible.

8/10


Ivan Garcia


-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------
-----------------------------------------------------------------------------------------------

‘Resacón en Las Vegas’ (‘The Hangover’, Todd Phillips, 2009) fue una de las propuestas más divertidas, frescas y simpáticas de la década pasada. Dos años después, el mismo equipo técnico y artístico se reúne de nuevo para traernos la esperada e inexcusable secuela de la que fue la comedia calificada para mayores de 18 años más taquillera en los Estados Unidos, no ya de ese año (que también por supuesto), sino desde que se inventó el cine.


Y como dicen los expertos: “si algo funciona, ¿para qué cambiar?” Y así es. Porque esta secuela repite paso por paso lo ya visto en su formidable antecesora. Despedida de soltero alocada y grotesca en la que podemos encontrar: la misteriosa pérdida de uno de los protagonistas, la aparición de un mono (en la anterior era un bebé), putas, mafiosos, peleas, persecuciones, etc, y lo mejor de todo es... ¡Que nadie recuerda nada!

Y esto último era lo que hacía grande a ‘Resacón en Las Vegas’, lo que la diferenciaba de tantas y tantas comedias insulsas, repetitivas, sin gracia y mil veces vistas. Ese elemento “a lo memento” que ya no resulta original, -ahí están entre otras: la misma ‘Memento’ (‘Memento’, Christopher Nolan, 2000), ‘Mentes en blanco’ (‘Unknown’, Simon Brand, 2006), ‘Cube’ (‘Cube’, Vincenzo Natali, 1997) o la genial saga de Jason Bourne-, pero que por algún extraño (o no) motivo funcionó.


La que transcurre en Tailandia, ya no posee esa capacidad de sorpresa debido a que ya vimos exactamente lo mismo hace dos años en Las Vegas, por lo tanto, esa frescura y capacidad de sorprender que poseía la primer entrega ya no existe (o por lo menos, es bastante inferior).


Sin embargo, y a pesar de que ya nos la sabemos y de su nula capacidad de asombro, esta secuela de alguna manera funciona (y muy bien). Todo suena a “déjà vu”, los chistes son más o menos los mismos, la historia es idéntica, solo han cambiado al bebé (que era un crack) por un mono (que es todavía más crack que el bebé), pero la película entretiene, divierte, y termina siendo una de las mejores comedias del año.




Lo que más me mola: sin duda alguna el pasaje en el prostíbulo. No diré más. Y el mono.

Lo que menos me mola: es exactamente igual que la primera (con todo lo que eso conlleva).


José L. Vicedo

0 comentarios:

Publicar un comentario